Pedagogía Waldorf

“Nuestro máximo esfuerzo ha de ser desarrollar seres humanos libres, capaces de otorgar un propósito y un objetivo a sus vidas por sí mismos” – Rudolf Steiner

La educación Waldorf fue fundada en 1919 por Rudolf Steiner quien desarrolló una pedagogía basada en el estudio del desarrollo evolutivo de los seres humanos, desde la niñez hasta la primera juventud, teniendo en cuenta la progresiva aparición de capacidades vinculadas al ámbito del Querer, del Sentir y el Pensar. La idea fundamental es que la educación debe respetar y apoyar el desarrollo fisiológico, psíquico y espiritual, para conseguir un buen desarrollo intelectual y social.

La pedagogía Waldorf busca educar de manera integral, equilibrando el trabajo práctico con sus manos, con el progresivo desarrollo de la voluntad individual, la imaginación y las capacidades intelectuales.

Estos tres ámbitos se trabajan en el kínder, la básica y la media, con distintos énfasis y metodologías. En los primeros años del niño, por ejemplo, la manera de acercarse a los conocimientos se realiza a través del juego, la fantasía y la imaginación, incorporando paulatinamente el pensamiento abstracto, de modo de evitar la intelectualización precoz de los niños.

La enseñanza se divide en septenios (ciclos de siete años), siendo el primero el comprendido entre los 0 y los 6 años. en esta etapa el aprendizaje viene a través del juego. Los objetivos se centran en estimular los sentidos y la imaginación y en fortalecer la voluntad de cada niño.

El segundo septenio es de los 7 a los 14 años el cual incluye la primaria. En esta etapa el aprendizaje se presenta de forma artística e imaginativa.  Por lo que todas las signaturas se imparten de un modo vívido y pictórico, despertando en los alumnos las ganas por aprender y conocer del mundo.